Saltar al contenido

Jabón de arroz

jabon de arroz

El arroz es un producto muy nutritivo en nuestra dieta, sin embargo, para nuestra cultura, son poco conocidas sus propiedades para la salud y belleza de la piel. El jabón de arroz es un producto que nos permite aprovechar todas las propiedades maravillosas, de las que se han beneficiados las mujeres asiáticas durante siglos, para aliviar eczemas, curar heridas y aclarar manchas oscuras.

¿Qué es?

Es un jabón natural elaborado por muchas marcas de belleza y cosmética de Asia y que reúne todas las propiedades cosméticas del arroz. En Corea se emplea el aceite de arroz con otros productos naturales para elaborar un jabón que mantiene la piel tersa, suave e hidratada. La buena noticia es que, si eres amante de los jabones naturales, este lo puedes elaborar en casa.

El arroz es un grano que tiene vitamina E y antioxidantes valiosos que mantienen la piel joven y hermosa. Puedes utilizarlo en todo el cuerpo o bien destinarlo solo para lavar tu cutis.

¿Para qué sirve?

El jabón de arroz es conocido por dejar la piel tersa, lisa, suave y con un aspecto mucho más joven y saludable. Las culturas orientales llevan utilizando el arroz desde hace siglos, por ejemplo, en Japón lo utilizan como mascarilla para exfoliar y rejuvenecer la piel gracias a su contenido en antioxidantes y vitaminas E y B; en la India lo utilizan como emplasto para aliviar los granos y picaduras de insectos.

El jabón de arroz tiene las siguientes aplicaciones:

Para rejuvenecer la piel

El arroz puedes utilizarlo en diferentes presentaciones para elaborar tu jabón: como salvado en polvo, agua de arroz o aceite de salvado de arroz. Todas estas sustancias ofrecen beneficios hidratantes y antioxidantes, siendo el más beneficioso el aceite de salvado de arroz, porque contiene escualeno.

El escualeno es un antioxidante que encontramos en el aceite de hidalgo de tiburón y que estimula la producción de colágeno en la piel y protege contra los daños de los rayos UV del sol.

Al incrementar la cantidad de colágeno en tu piel, gozarás de un cutis más terso y rejuvenecido, con menos líneas de expresión.

El sol también envejece la piel, al protegerla de sus efectos y de los radicales libres el escualeno ayuda a mantener tu piel joven por más tiempo.

Para exfoliar

Si tu jabón de arroz contiene salvado de arroz en polvo, puede actuar como un exfoliante suave para la piel, este no solo elimina la piel muerta, sino que reduce el tamaño de los poros y dota a la piel de una saludable luminosidad.

Para el acné

Si lo prefieres, puedes utilizar el agua de arroz con el jabón para no solo dar luminosidad a la piel, sino para aliviar cualquier proceso inflamatorio, reducir o aliviar el acné y disminuir el enrojecimiento de la piel. Esta agua también tiene propiedades astringentes que cerrarán los poros y evitarán que acumule grasa y bacterias que puedan provocar otros brotes.

Para nutrir la piel

El jabón de arroz es rico en vitaminas del complejo B, vitamina E, ácido fólico, hierro, magnesio, zinc y potasio. Estas sustancias nutren y protegen tu piel, reducen la apariencia de las manchas y cicatrices y reducen la inflamación.

Protege de los rayos solares

El escualeno presente en este jabón alivia la inflamación y la irritación que provoca el sol sobre tu piel ante una exposición extensa a los rayos UV del sol. A su vez, previene el envejecimiento prematuro que dicha exposición puede provocar.

Contra el envejecimiento

Además del escualeno, el arroz es rico en inositol, una sustancia que estimula el crecimiento celular y el flujo de la sangre, esto mantendrá nutridas todas las capas de tu piel, reducirá el tamaño de tus poros y ralentizará el proceso de envejecimiento.

Para lesiones en la piel

El arroz trata diferentes problemas de la piel, si sufres de eczemas es tu mejor opción, también lo es si padeces manchas oscuras.

¿Cómo hacer jabón de arroz en casa?

El jabón de arroz está entrando poco a poco a los mercados occidentales, pero si lo prefieres, puedes elaborarlo en casa con tus propios aceites y hierbas para dotarlo de otras propiedades.

Una receta básica de jabón de arroz es la siguientes:

  • 0,03 L de aceite de oliva.
  • 0,457 L de aceite de palma.
  • 0,47 L de aceite de coco.
  • 1 taza de agua destilada.
  • 1/2 taza de arroz integral.
  • 2 L de lejía.
  • 4 L de agua destilada.
  • Aceite esencial para jabón de tu preferencia.

Preparación:

Calienta la taza agua destilada, cuando rompa a hervir agrega el arroz y deja cocinar a fuego lento por 12 minutos. Permite que se enfríe hasta alcanzar la temperatura ambiente. No importa como quede el arroz o si queda o no agua. Solo debes respetar el tiempo de cocción indicado y dejar enfriar.

Para preparar la lejía deberás hacerlo en un lugar ventilado, con gafas y guantes de seguridad y en un envase resistente al calor. Agrega la lejía a los cuatro litros de agua destilada, respeta ese orden para evitar accidentes. Mezcla bien y deja enfriar.

Une los aceites de oliva, palma y coco, estos aceites y el arroz deben tener la misma temperatura o una diferencia de al menos 5 ºC centígrados antes de mezclarlos juntos. Solo necesitarás una o dos cucharadas de la mezcla de aceites y debes obtener una pasta muy suave.

Cuando todo tenga la misma temperatura mezcla la lejía, el arroz y el aceite esencial para jabón. La mezcla debe tener la apariencia y textura de la mayonesa. Colócala en un molde y si lo deseas, rocía salvado de arroz en polvo en la superficie o bien, puedes añadirlo a la mezcla antes de verterla al molde.

Tapa el molde con una tolla por 24 a 48 horas, desmolda y corta en trozos el jabón si lo deseas. Déjalo saponificar en un lugar oscuro y fresco por un mínimo de 30 días.

Contraindicaciones y precauciones

Este jabón no tiene contraindicaciones, pero para descartar alergias lo mejor es aplicarlo primero en las muñecas, enjuagar y esperar un día, si no notas ninguna reacción es seguro para ti.

Si padeces de alguna enfermedad de la piel, consulta al dermatólogo antes de utilizar este jabón.