Saltar al contenido

Jabón de avena

jabon de avena

Pocos cereales son tan beneficiosos como la avena, especialmente para la piel. El jabón de avena es una de las mejores formas de disfrutar de los beneficios de la avena para nuestra piel. Es un jabón exfoliante suave y un gran humectante que dejará tu piel lozana y bella por más tiempo.

¿Qué es?

Es un jabón elaborado a base de avena, contiene las hojuelas de este cereal y actúa como un humectante efectivo y un exfoliante muy suave apto para las pieles más sensibles.

¿Para qué sirve?

Entre los usos del jabón de avena podemos mencionar:

Exfoliante

Sus hojuelas eliminan las células muertas de la piel con solo masajear nuestra piel. Esto destapa los poros y mejora la apariencia de la piel.

Para pieles sensibles

Reestablece la humedad natural de pieles delicadas y sensibles, contribuye a suavizarlas y estimula su capacidad regenerativa. También tiene la capacidad de aliviar alergias en la piel.

Para pieles grasas

Tiene la capacidad de absorber la grasa de la piel, por lo que es perfecto para personas que tienen piel grasa o padecen de acné, ya que tiene la particularidad de absorber todas las grasas que excretan nuestros poros.

Antiinflamatorio

Reduce cualquier inflamación o irritación en la piel y ayuda a prevenir la dermatitis.

Para cicatrizar

Si has sufrido de quemaduras solares o por fricción sabes lo dolorosas que pueden llegar a ser, si ese es tu caso, puedes aliviarlas con jabón de avena, el cual, estimula la cicatrización y la regeneración de la piel.

Para el acné

Además de absorber el exceso de grasa, exfolia eliminando las células muertas que se acumulan en los poros y ayuda a cerrarlos de manera natural. También reduce el enrojecimiento y la hinchazón que provocan los brotes de acné

Para bebés

Los jabones naturales de avena tienen un pH neutro, eso y sus propiedades hidratantes lo convierten en el jabón ideal para la piel de los bebés y su ropa.

Para lavar la cara

La avena es rica en saponina, un fitoquímicos que genera una espuma que limpia suavemente la piel sin generar alergias o irritaciones.

Para humectar

La avena contiene lípidos y proteínas humectantes que tienen la capacidad de formar una barrer que previene la pérdida del agua de la piel. También es emoliente, es decir, tiene la capacidad de suavizar la piel reseca.

Para las arrugas

Los antioxidantes de la avena tienen la capacidad de revertir el daño provocado por los rayos UV del sol, los productos químicos, la alimentación y la contaminación evitando así el envejecimiento prematuro.

Aclara el tono de la piel

El uso constante del jabón de avena reduce el tono de la piel y su textura, lo que ayuda a disimular las manchas y posibles decoloraciones que presentes en tu cutis y en la piel de tu cuerpo.

¿Cómo se usa?

Su uso es muy sencillo, ya que puedes usarlo como cualquier otro jabón. Solo necesitas una abundante cantidad de agua para que las sustancias nutritivas se activen e ingresen a la piel.

Puedes frotarlo sobre tu piel para que las hojuelas exfolien directamente todas las células muertas o puedes frotarlo en tus manos y aplicar la suave espuma sobre tu piel.

¿Cómo hacer jabón de avena?

Puedes preparar jabón de avena de diferentes maneras, una de las más sencillas y nutritivas para la piel es la siguiente:

Ingredientes:

  • 1 kg de manteca de karité a base de glicerina o glicerina vegetal.
  • 1 molde para hacer jabón.
  • 1 taza de copos de avena.
  • 2 cucharadas de aceite de almendras.
  • 2 cucharadas de miel cruda.

Preparación:

Derrite el jabón base de glicerina o de manteca de karité en baño de maría cuidando que no hierva, mientras se derrite, agrega la avena y mezcla constantemente.

Retira del fuego y agrega la miel y el aceite, remueve bien. Atomiza el molde con alcohol y espolvorea copos de avena en todos los bordes, vierte la mezcla y espolvorea sobre la superficie del jabón copos de avena. Deja reposar hasta que endurezca, si lo deseas, cuando alcance la temperatura ambiente podrás colocarlo dentro de la nevera para acelerar el proceso.

Otra interesante receta de jabón de avena es la siguiente:

  • 213 ml de agua destilada.
  • 85 ml de sosa caustica.
  • 10 ml de manteca de cacao.
  • Aceite esencial del aroma de tu preferencia.
  • 682 ml de aceite de oliva virgen.

Preparación:

Coloca en una olla el agua y agrega una cucharada de avena, deja que cocine a fuego lento y cuando hierva, retira del fuego y deja enfriar. Cuela la mezcla y deja enfriar en un recipiente de vidrio resistente al calor.

Al agua con avena agrega la sosa caustica y deja enfriar por una hora. Remueve constantemente mientras agregas la sosa. Hazlo en un lugar ventilado, con máscaras y guantes para tu protección.

Deja que la mezcla se enfríe mientras calientas el aceite de oliva y los 10 ml de manteca de cacao hasta que esta última se derrita.

Cuando ambas mezclas alcances una temperatura similar, únelas asegurándote de remover en el mismo sentido hasta que espese.

Deja reposar la mezcla por un cuarto de hora y remueve de nuevo, repite este proceso hasta que la mezcla tenga la textura de la mayonesa.

En ese punto deberás agregar las 10 gotas de aceite esencial, mezcla bien. Vierte la mezcla en un molde para jabón previamente espolvoreado con copos de avena, viértelos también sobre la mezcla.

Deja endurecer, desmolda y permite que saponifique durante un mes en un lugar oscuro y seco.