Saltar al contenido

Jabón de azufre

jabon de azufre

Entre los productos más utilizados para aliviar diversas enfermedades en la piel tenemos el jabón de azufre, este tiene propiedades astringentes, antinflamatorias y antibacteriales que combaten enfermedades como la dermatitis y la psoriasis, los brotes de acné y las infecciones provocadas por hongos.

¿Qué es?

Es un jabón que contiene azufre como ingrediente activo, es un producto formulado dermatológicamente para tratar los problemas y enfermedades de la piel, uñas y cabello. El jabón de azufre es reconocido por sus propiedades antibacteriales, antiinflamatorias y astringentes.

Propiedades del jabón de azufre

El azufre, utilizado en forma de jabón, no es tóxico o dañino para la piel, después de todo se encuentra en pequeñas cantidades, por lo general, no supera el 10% en los jabones comerciales, esta proporción es suficiente para tratar cualquier afección debido a sus propiedades:

  • Es un limpiador profundo.
  • Purifica la piel.
  • Elimina las bacterias que provocan el acné.
  • Controla los hongos.
  • Protege la piel.

¿Para qué sirve?                   

El jabón de azufre es un producto muy recomendado por los dermatólogos para desinfectar, desinflamar y eliminar el exceso de grasa en la piel, estas propiedades permiten controlar y tratar los problemas más comunes de la piel. Entre las aplicaciones más comunes de este jabón tenemos:

Para el acné

Si padeces acné entonces presentas un exceso de producción de sebo, en ocasiones es provocado por problemas hormonales y en otros, por el estrés. El sebo se convierte en el ambiente ideal para que las bacterias responsables del acné se desarrollen, taponen los poros y provoquen inflamación, granos y pus.

El azufre actúa eliminando las bacterias y combatiendo el exceso de grasa para crear un entorno poco propicio para su vida y desarrollo, en poco tiempo notarás como el jabón de azufre control los brotes de acné.

Para la psoriasis

La psoriasis es un tipo de enfermedad de la piel que provoca el engrosamiento de los tejidos debido a una acumulación de células muertas, las cuales, no se caen como naturalmente ocurre, sino que se acumulan.

El jabón de azufre reduce el grosor de las capas de la piel descamando las células muertas y permitiendo que la piel sana pueda oxigenarse y retomar su ciclo de vida y descamado natural.

Para la dermatitis

Si sufres de dermatitis seborreica el jabón de azufre es tu mejor aliado porque se encargará de reducir la producción de grasa gracias a sus propiedades astringentes, aunque no debes utilizarlo solo, debes combinarlo con otros jabones y cremas que alivien la resequedad que puede provocar.

Para el cabello graso

Si sufres de cabello graso puedes utilizar azufre para controlar la producción de sebo debido a sus propiedades astringentes. Este ingrediente también se encuentra en champús antigrasa y es que regula la producción de sebo y le da al cabello mayor movimiento y un aspecto sano y limpio.

Para las uñas

Las uñas son un auténtico nido de bacterias y es que en ellas se acumula la suciedad de todo lo que tocamos durante el día. En ocasiones nuestro sistema inmune no puede eliminar bacterias y hongos con eficiencia y las uñas pueden infectarse y llenarse hongos.

Para evitarlo lava bien tus uñas cuando laves tus manos y aplica tres veces a la semana jabón de azufre.

Para las uñas de tus pies se recomienda lavarlas con jabón de azufre 5 veces por semana, especialmente si acudes a baños públicos, baños de gimnasio y piscinas. Complementa estos cuidados utilizando calzado que evite que tus pies entren en contacto con el suelo de la ducha.

Para curar enfermedades inflamatorias

Si tienes alguna enfermedad inflamatoria en la piel puedes utilizar jabón de azufre para aliviar el área. Si no mejoras, acude al médico dermatólogo.

Ten presente que no debes cubrir el área afectada y debes permitir que esta zona tome un poco de sol con cierta regularidad.

Para aliviar y desinfectar forúnculos

Los folículos pilosebáceos de nuestra piel son las glándulas encargadas de producir vello y sebo y pueden infectarse y provocar dolor e inflamación en la zona, esta afección es común en las axilas debido al rasurado constante y el uso de desodorantes. Para controlarlo puedes lavar la zona con jabón de azufre.

Si notas que no se desinflama y excreta el pus acumulado por su cuenta, debes acudir al médico para recibir un tratamiento completo.

Para limpiar las impurezas del maquillaje

El jabón de azufre limpia y elimina las impurezas, especialmente aquellas dejadas atrás por el maquillaje y nuestra exposición al medio ambiente. El jabón de azufre puede evitar infecciones y controlarlas.

Puedes utilizarlo después de desmaquillarte, especialmente si utilizaste un maquillaje muy cargado o acudiste a algún maquillador.

Para las mascotas

Es uno de los jabones más recomendados para tratar la sarna y otros problemas de la piel en las mascotas. También previene infecciones por parásitos como las garrapatas y las pulgas.

¿Dónde comprar jabón de azufre?

Puedes comprar jabón de azufre en tiendas naturistas y en tiendas de belleza, aunque también puedes comprarlo en Amazon, donde encontrarás buenos precios y marcas de calidad.

Algunas de las mejores marcas para el acné es el jabón Grisi, para la psoriasis recomendamos Harrogate y para la dermatitis la marca Bioderm es una de las mejores por sus propiedades beneficiosas, además, puede utilizarse para tratar la dermatitis del cuero cabelludo. Si quieres controlar la grasa en tu cabello, puedes comprar el champú de azufre y lavanda Mon.

¿Cómo lo elaboro en casa?

Preparar jabón de azufre en casa no es complicado, sus ingredientes son sencillos de encontrar pues el azufre es de gran importancia en la dermatología, especialmente por sus propiedades antiinflamatorias, astringentes y desinfectantes. Si deseas elaborarlo en casa debes reunir los siguientes ingredientes:

  • 300 gramos de jabón base de glicerina blanco.
  • 25 gramos de azufre.
  • 10 gramos de aceite de jojoba
  • Esencia aromática de limón.
  • Colorante amarillo para jabón de glicerina.

Elaboración:

Corta la glicerina en dados y fúndela a baño de maría o en el microondas, evita que hierva. Si la glicerina llega a hervir, entonces el jabón sudará y se dañará.

Cuando esté derretido pulveriza un poco de alcohol sobre el jabón líquido y añade el azufre, remueve muy bien hasta que se deshaga el azufre, no deben de quedar grumos.

Añade el aceite de jojoba, unas gotas de esencia para disimular el aroma del azufre y colorante. Mezcla bien y rellena los moldes. Déjalos enfriar a temperatura ambiente o en la nevera, cuando estén duros estarán listos para desmoldar y usar.

¿Cómo se utiliza?

Para disfrutar de los beneficios de este jabón debes de utilizarlo adecuadamente, para ello solo tienes que seguir los siguientes pasos:

  • Toma la pastilla de jabón y frótala bajo el chorro de agua tibia o templada del grifo hasta que surja espuma.
  • Aplica la espuma sobre tu rostro con un masaje circular, especialmente en la frente, los pómulos, la barbilla y la nariz.
  • Deja actuar por un par de minutos.
  • Enjuaga con abundante agua y aplica un humectante en la piel, evita aquellos que contengan aceites porque obstruirán tus puros y producirán acné.

Contraindicaciones del jabón de azufre

  • Antes de utilizar el jabón de azufre consúltalo con tu dermatólogo.
  • Si padeces de sequedad en la piel no puedes utilizarlo, el jabón de azufre reseca mucho la piel. También debes evitarlo si padeces de piel irritable o sensible.
  • Aunque sea una excelente opción para mantener las heridas limpias, el azufre puede irritar la piel lesionada.
  • No lo utilices en la piel irritada o recién rasurada.
  • Utilízalo solo una vez al día a menos que el dermatólogo te indique lo contrario.
  • Si estás embarazada o en periodo de lactancia, utiliza el jabón en cualquier parte del cuerpo menos el abdomen o el pecho.
  • No puede ser utilizado por niños, el jabón de azufre reseca mucho la piel y altera su flora bacteriana, en niños la flora bacteriana es imprescindible para proteger su piel.
  • Si tienes la piel sensible o es tu primera vez utilizando el jabón de azufre, pruébalo primero en tu muñeca, enjuaga y espera un día. Si no presentas reacción alguna puedes utilizarlo.
  • Si el jabón de azufre provoca reacciones alérgicas o resequedad, suspende su uso.