Saltar al contenido

Jabón de caléndula para mejorar la piel

jabon de calendula

El jabón de caléndula es uno de los productos más suaves y amigables para la piel irritada o sensible, es perfecto para tratar brotes de acné, bacterias, piel muerta, quemaduras, lesiones y heridas debido a sus propiedades cicatrizantes, humectantes, exfoliantes y antibacteriales.

¿Qué es?

Es un jabón natural que contiene como ingrediente principal aceite y pétalos de caléndula, una flor de origen mediterráneo y de Asia Menor. Quizás la conozcas mejor como margarita.

La caléndula es una planta herbácea que no crece más allá de los 50 cm de alto. Sus flores son de un color naranja intenso y además de ser beneficiosas para la piel, lucen muy bien en un jardín.

El jabón y todas las partes de la caléndula se recomiendan para tratar el acné y las afecciones de la piel, especialmente heridas, verrugas y quemaduras.

Usos de la caléndula

La caléndula tiene numerosos usos que podemos disfrutar en su forma de jabón:

  • Los tallos, hojas y flores pueden aplicarse como cataplasma para aliviar heridas, quemaduras, eczemas, irritaciones o problemas cutáneos.
  • Como jabón elimina todas las impurezas que se pueden acumular en la piel.
  • Previene la aparición de verrugas.
  • Es muy recomendable para pieles secas o irritadas.
  • Alivia el dolor y el enrojecimiento.
  • Es bactericida y antiinflamatoria.
  • Es fungicida y cicatrizante.

¿Para qué sirve?

El jabón de caléndula es un producto con muchas propiedades para la piel, especialmente cuando esta se encuentra lesionada. Entre las aplicaciones de este jabón podemos mencionarte las más notables y valiosas:

Para humectar la piel

La espuma del jabón de caléndula es abundante y actúa como un poderoso humectante para las pieles irritadas o resecas. Si quieres notar mayores beneficios, consume más agua a diario, en pocas semanas notarás tu piel más hidratada y suave.

Para desinflamar

Si tus músculos, alguna zona de tu cuerpo o de tu piel están inflamados el uso de este jabón puede ser muy beneficioso, ya que aliviará la inflamación. Incluso, puede convertirse en un verdadero aliado si consumes algún medicamento para la inflamación, aliviando este malestar con mayor rapidez.

En el caso de lesiones en la piel, el jabón de caléndula contribuye a desinflamarlas debido a su contenido de faradiol, un poderoso antiinflamatorio natural. La caléndula también estimulará la cicatrización de las heridas.

Para unificar el tono de la piel

Si padeces de hematomas y marcas en la piel por enfermedades tales como púrpura trombocitopenia, el jabón de caléndula es tu mejor aliado para desaparecerlos y lucir una piel mucho más sana.

También elimina la pigmentación rojiza excesiva provocada por las alergias, comezón y más.

Para prevenir las arrugas

La caléndula es rica en vitamina E, un antioxidante que se convierte en tu mejor aliado a la hora de prevenir las arrugas, pues estimula la regeneración de la piel y protege su elasticidad.

Para eliminar la caspa

El jabón de caléndula puede sustituir el champú para limpiar en profundidad el cuero cabelludo y eliminar la grasa que provoca la caspa, comezón y mal olor en el cabello.

Para exfoliar

Es un poderoso exfoliante, mantiene libre tu piel de células y tejidos muertos, esto reduce las imperfecciones y evita la acumulación de impurezas que provocan el acné.

Como un antibacterial

La caléndula es un antibacterial que elimina todas las bacterias que pululan en la piel, esto lo convierte en un gran aliado para combatir infecciones cutáneas, brotes de acné, picaduras de insectos, quemaduras, irritaciones y más.

Para el acné

La caléndula contiene ácido acetilsalicílico, el cual, es muy utilizado para combatir el acné, las verrugas y los callos. Esta sustancia también elimina las manchas y reduce la apariencia de las arrugas.

El jabón previene la infección de los granos y con ello, la aparición de nuevos brotes. También alivia la inflamación y reduce el tono rojizo que aparece en la piel alrededor de cada grano. Además, estimula la cicatrización, evitando así que queden cicatrices o marcas oscuras.

Es recomendable que utilices este jabón como apoyo a cualquier tratamiento contra el acné que haya establecido tu dermatólogo si el brote está muy extendido.

Para todo tipo de piel

Es perfecto para regular la producción de sebo en la piel y para eliminar las células muertas de la piel. Esto no quiere decir que no sea beneficioso para pieles secas, porque también puede humectar la piel y aliviar la resequedad.

¿Cómo prepararla en casa?

Preparara este jabón es muy sencillo, solo necesitas los siguientes ingredientes:

Ingredientes:

  • 250 ml de aceite de oliva.
  • 10 ml de aceite de jojoba.
  • 140 ml de agua destilada.
  • 10 ml de aceite de caléndula.
  • 50 ml de aceite de coco
  • Pétalos de caléndula.
  • Aceite esencial de caléndula
  • 45 g de sosa cáustica.

Preparación:

En un lugar ventilado y utilizando guantes y gafas de seguridad, vierte la sosa en el agua, remueve muy bien y con cuidado, evitando salpicar.

Deja la mezcla reposar y une los aceites en un envase, si es necesario, caliéntalos a baño de maría para diluirlos. Cuando la sosa y los aceites tengan la misma temperatura, mézclalos con ayuda de una batidora o a mano por unos 10 minutos.

Agrega las flores de caléndula y el aceite esencial a tu gusto. Mezcla hasta que se unan todos los ingredientes y vierte sobre un molde. Deja reposar por 48 horas, desmolda y corta en trozos el jabón.

Cubre los trozos con una toalla limpia y deja saponificar por un mes. Gira los jabones cada dos días para que se endurezcan por igual en cada una de sus caras.

¿Dónde se consigue?

Si no deseas prepararlo en casa, siempre puedes comprarlo en tiendas naturistas, es cosméticas, supermercados y farmacias.

¿Cómo se utiliza?

Para usarlo no tienes más que humedecer tu rostro o la zona de tu piel a tratar o tu cuerpo, aplicar y dejar actuar por unos minutos. Luego debes enjuagar con abundante agua.

Contraindicaciones y precauciones

A pesar de ser un producto de uso cosmético y de tener grandes beneficios para la piel, también presenta una serie de contraindicaciones y precauciones que debes de tener en cuenta:

  • No debe utilizarse la caléndula durante el embarazo y la lactancia.
  • Asegúrate de no presentar reacciones alérgicas a la caléndula. Para descartar este problema, aplica jabón en la parte interna de tu muñeca y enjuaga. Espera un día y descarta cualquier posible reacción.
  • No apliques el jabón si tienes heridas que supuran, esto también aplica para los granos que supuran grasa.
  • Ten cuidado con los ojos, puede causar irritación ocular.