Saltar al contenido

Jabón de coco

jabon de coco

Si buscas un jabón completamente natural el jabón de coco es tu mejor opción, es un producto que se elabora con leche, pulpa o aceite de coco y que nutre la piel en profundidad, la protege de infecciones y la ayuda a recuperar su equilibro natural.

¿Qué es?

Es un tipo de jabón natural que contiene aceite y leche de coco, en ocasiones, pulpa rayada de coco, para limpiar y cuidar la piel. El coco es un fruto tropical con maravillosas propiedades de la salud. El agua de coco destaca especialmente como un producto isotónico y su aceite como una sustancia que protege de los rayos UV del sol.

Al utilizar este jabón disfrutarás de notables propiedades beneficiosas que dejarán tu piel joven, lozana y libre de microbios.

Beneficios del jabón de coco

Entre los beneficios más notables del jabón de coco tenemos:

  • Limpia en profundidad la piel.
  • Desinfecta los tejidos.
  • Humecta la piel.
  • Limpia profundamente la piel
  • Combate el acné.
  • Es un excelente exfoliante suave.
  • Actúa como desodorante corporal.
  • Combate el envejecimiento prematuro.
  • Alivia infecciones por bacterias y hongos en la piel.

¿Para qué sirve?

El jabón de coco es conocido por sus beneficios numerosos y sus aplicaciones:

Antimicrobiano

El coco es rico en ácido láurico, una sustancia que degrada los lípidos que conforman la membrana de virus y bacterias, esto facilita su destrucción natural y mantiene nuestra piel libre de estos molestos invasores.

Para pieles grasas, secas y sensibles

El jabón de coco es apto para todo tipo de pieles y es que es un humectante que no contiene grasas que puedan afectar a las pieles grasas, también es un calmante debido a su contenido en ácidos grasos beneficiosos para las pieles sensibles.

Es un jabón que regula el pH de la piel, es muy neutro, por lo que puede aliviar pieles hipersensibles o irritadas, también puede regular el exceso de producción de sebo en las pieles grasas.

Para el acné

El acné es producido por bacterias, impurezas y grasas que se acumulan en los poros de nuestra piel, para combatirlo debemos eliminar la grasa y las bacterias de la piel. Para ello, puedes utilizar el jabón de coco, que es un excelente limpiador y antimicrobiano. Para mejores resultados es recomendable dejar actuar la espuma durante algunos minutos.

Para exfoliar

Si el jabón contiene pulpa de coco y avena puedes aplicarlo con suaves masajes circulares para exfoliar tu piel. Si no los contiene, puedes agregar azúcar a la espuma o emplear esponjas exfoliantes.

Para los hongos de la piel y pie de atleta

El pie de atleta y los hongos son afecciones muy comunes, a veces la defensa de la piel no se encuentra tan fuerte como creemos, esto, sumado a los ambientes húmedos permiten la proliferación de hongos. Por suerte podemos evitarlos utilizando jabón de coco al bañarnos.

Para hidratar

Este jabón es un poderoso hidratante natural gracias a su aporte de grasas insaturadas que refuerza y protege las membranas de las células que conforman la piel.

Como antioxidante

El coco es rico en vitaminas C y E que protegen la piel de los radicales libres y la rejuvenecen, esto evita el envejecimiento prematuro y retrasa el proceso de envejecimiento natural. Ten presente que los radicales libres oxidan nuestro cuerpo y provocan muchas enfermedades, por lo que aplicarlos a la piel es solo un amanera de mantener tu cuerpo sano.

Con un uso regular previenes líneas de expresión, manchas de sol y flacidez. Esto deja tu piel sana y joven.

Cura las infecciones de la piel

El jabón de coco contiene ácido láurico, una sustancia que tiene propiedades antibacterianas, antivirales y antifúngicas, de esta forma puede proteger la piel con una barrera química que evitará y aliviará cualquier infección cutánea como las dermatitis, eczemas, psoriasis y más.

Promueve la cicatrización de la piel

El coco estimula la cicatrización natural de la piel debido a su elevado contenido de vitamina E, una vitamina antioxidante imprescindible para la regeneración de la piel. También contiene otros nutrientes que estimulan y nutren las células acelerando la reparación de los tejidos dañados.

Con el uso de este jabón puedes mantener la piel sana, aliviar heridas, grietas, sarpullidos y quemaduras, especialmente las quemaduras solares.

Para regenerar el cabello

La leche de coco es una gran fuente de proteínas, si utilizar un jabón con leche de coco puedes regenerar el cabello otorgándole salud y fuerza. Además, aporta vitaminas, ácidos grasos esenciales y minerales que estimularán el cuero cabelludo y acelerarán el crecimiento del cabello.

Para hidratar el cabello

El jabón de coco hidrata en profundidad las fibras del cabello devolviéndole la vida, especialmente si está dañado, seco o quebradizo. Con un uso adecuado de este jabón puedes recuperar la humedad, la suavidad y el brillo de tu cabello.

Para la caspa

Los jabones que contienen leche de coco en su composición son muy nutritivos para la piel, especialmente para el cuero cabelludo, esto ayuda a controlar la caspa y la resequedad en la zona. Al mantener el cuero cabelludo hidratado y suave, se evita la descamación que provoca la caspa.

Para el esoterismo

Para quienes practican el esoterismo, el jabón de coco es utilizado como un purificador de energías negativas, esas que afectan la salud, el aura y el equilibrio espiritual. Suele emplearse por espiritistas antes y después de rituales y sesiones de consulta con el fin de eliminar parásitos astrales, negatividad y entes oscuros.

También se emplea en baños rituales de purificación o atracción, junto a ejercicios de visualización y unción con aceite de coco o aceites cítricos para sellar sus propiedades.

¿Cómo hacer jabón de coco en casa?

El jabón de coco es uno de los más elaborados en casa con el fin de disfrutar de sus numerosos beneficios y evitar colorantes e ingredientes nocivos para la piel. Para elaborar tu propio jabón necesitarás:

Ingredientes:

  • 150 ml de agua.
  • 170 g de manteca de cacao.
  • 250 ml de aceite de coco.
  • 60 ml de sosa cáustica.
  • 7 ml de esencia aromática de coco.
  • Ralladura de pulpa de coco al gusto si deseas un jabón exfoliante.

Implementos:

  • Batidora.
  • Delantal.
  • Gafas de seguridad.
  • Guantes de látex.
  • Moldes para jabones.

Utiliza todos los implementos de seguridad y dirígete a un lugar fresco y ventilado. Toma un recipiente de boca ancha y resistente al calor y vierte el agua en el, luego, poco a poco añade la sosa caustica. Remueve suavemente hasta disolver toda la sosa. Deja enfriar hasta que alcance una temperatura de unos 45 a 49 ºC

En un recipiente resistente al calor coloca el aceite de coco y la manteca de cacao, lleva al microondas o a baño de maría para derretir la manteca y obtener una mezcla homogénea.

Une la mezcla de sosa y agua son la mezcla de aceite y manteca. Utiliza la batidora a velocidad baja por unos 10 minutos hasta obtener una pasta. Agrega la esencia de coco o la esencia de tu preferencia, añade la ralladura de coco y si lo prefieres, algunas hojuelas de avena. Remueve con una cuchara.

Vierte en los moldes para jabón y deja reposar durante dos días en un lugar seco. Luego desmolda, córtalos en porciones y cúbrelos con una toalla limpia. Déjalos saponificar en un lugar oscuro, seco y fresco, recuerda girarlos cada cinco días para que endurezcan en todas sus caras por igual.