Saltar al contenido

Jabón de lagarto

jabon lagarto

Lagarto es una marca bajo la cual se comercializan productos de limpieza siendo el más famoso y conocido el “Jabón Lagarto” un producto popular y tradicional en España desde el siglo XX. Es un jabón adecuado para eliminar las manchas de la ropa, limpiar la casa y para la higiene personal, sus beneficios aún lo hacen un producto competitivo en el mercado.

¿Qué es?

Es un jabón tradicional de España elaborado desde 1915 con ingredientes biodegradables que no dañan los tejidos ni el medio ambiente.

Se presenta en pastillas de 400 g, 250 g, 150 g en versión liquida en envases de 1 L y bolsas de escamas.

Este jabón está elaborado con sosa caustica, grasa animal vegetal, infusión de avena y esencias. Es un jabón adecuado para la higiene personal, para cuidar los tejidos y para la economía del hogar, pues es un producto muy barato y duradero.

¿Para qué sirve?

Entre las diversas aplicaciones de este jabón tenemos:

Para fortalecer la piel

Este jabón elimina el exceso de grasa de la piel y es muy recomendado por dermatólogos para mantener la piel suave y fuerte.

Hidrata la piel

El jabón Lagarto tiene un gran poder antioxidante gracias a su contenido en vitaminas, por esta razón refuerza la piel y la mantiene hidratada. Este jabón regenera la piel, respeta su pH y mantiene la piel libre de grasas.

Para el pelo

En el mercado puedes encontrar una gran cantidad de jabones y productos diseñados para tratar los problemas del cabello y el cuero cabelludo, pero la mayoría no son naturales ni biodegradables. El jabón Lagarto si lo es, sus ingredientes naturales y biodegradables pueden aliviar problemas comunes como la caspa y la irritación y dejan tu cabello con volumen, brillo y suavidad.

Este jabón también contiene ingredientes que no dañan el cuero cabelludo, sino que lo fortalecen y evitan la caída del cabello.

Usos diversos

Este jabón tiene usos variados, casi cualquier aplicación que implique lavar algo en casa o incluso, nuestro propio cuerpo. Puedes utilizarlo para alejar bichos de las plantas, limpiar las brozas de maquillaje, remover pegamentos y eliminar la suciedad acumulada.

Para cada aplicación puedes encontrar una versión, desde el clásico hasta la versión liquida y en escamas.

Para las prendas

Las diferentes presentaciones de este jabón hacen posible el lavado de prendas de diferentes grados de delicadeza, este jabón puede eliminar manchas que para muchos otros jabones pueden ser imposibles y sus ingredientes biodegradables y libres de químicos protegen y alargan la vida de los tejidos.

Historia

La historia de la marca Lagarto inicia con la compañía Lizariturry y Rezola, una empresa dedicada a los productos químicos que se encontraba en San Sebastián. Para el año 1915 ya existía este jabón. Era un producto muy popular, tanto que en el año 1924 el Príncipe de Asturias Alfonso de Borbón y Battenberg y su hermano visitaron la fábrica.

Su éxito comercial se debe en gran medida a la dirección artística de Pedro Antequera Azpiri, un artista gráfico que, para el año 1924, había diseñado el cartel publicitario para este jabón, tal fue su fama que se convirtió en todo un emblema para España y llegó a eclipsar marcas más reconocidas.

La marca Lagarto se amplió con el paso del tiempo y dio lugar a suavizantes, detergentes y lavavajillas. Hoy en día es comercializado y producido por la empresa Euroquímica. Esta empresa realizó un estudio de mercado y descubrió que el 95% de los españoles conoce esta marca y la asocia inmediatamente con un jabón para la limpieza del hogar.

En la novela “La colmena” de Camilo José Cela se hace mención a este jabón, ambientada en la Madrid de la posguerra, doña Visitación recita estas líneas para presumir de su yerno: “Jabón Lagarto, del de antes de la guerra, de ese que nadie tiene, y todo, todito lo que le pida, le falta tiempo para traérmelo”.

Hoy en día la barra de un cuarto de kilo de jabón Lagarto es comercializada aún por la empresa, siendo la más comprada la presentación que ofrece tres jabones de 250 g. También ofrecen piezas de 400 g para demandas mayores y piezas pequeñas de 100 y 150 g.

Efectos secundarios del Jabón Lagarto

El uso de jabones multiusos para lavar la piel y el cabello suelen generar resequedad y efectos secundarios diversos por un uso inadecuado. El jabón lagarto no puede utilizarse todos los días en el cabello y en la piel, porque puede resecarlos en exceso.

Utilízalo con moderación, frota suavemente y enjuaga muy bien. Procura utilizarlo solo cuando notes un exceso de grasa en la piel y el cuero cabelludo. Si lo aplicas demasiado puedes llegar a sufrir de dermatitis.