Saltar al contenido

Jabón de leche de cabra

jabon de leche de cabra

Se dice que Cleopatra se bañaba con leche de cabra para conservar su piel hermosa, lozana y joven. Este producto lácteo tiene una composición similar a la leche materna, por lo que nuestras células aprovechan mejor todos los nutrientes y beneficios que tiene para ofrecer.

¿Qué es?

Es un jabón que se caracteriza por emplear leche de cabra como su ingrediente principal. Puedes encontrar diferentes variedades según los ingredientes que lo conforman, desde aceites hasta mantecas y otras sustancias como miel.

La leche de cabra es un producto que se caracteriza por la gran capacidad que tiene de transportar nutrientes, no solo los de ella misma sino los que contienen las otras sustancias con las que se ha elaborado el jabón.

Por si sola previene el agrietamiento de la piel y la resequedad a la par que elimina líneas de expresión y previene el desarrollo de arrugas.

Beneficios

Entre los beneficios que aporta la leche de cabra tenemos que:

  • Es rica en proteínas, minerales y vitaminas beneficiosas para la piel.
  • Sus lípidos humectan la piel en profundidad y previenen el agrietamiento y la resequedad.
  • Contiene retinol y ácido láctico, antiarrugas naturales que renuevan las células y tratan las líneas de expresión.
  • Equilibra los metabolismos alterados de las pieles alérgicas, sensibles o resecas.
  • Puedes utilizarlo a diario y sus beneficios se notan desde el primer momento que lo utilizas.

¿Para qué sirve?

El jabón de leche de cabra cuenta con una serie de aplicaciones beneficiosas para la piel esto por supuesto, también es definido por los otros ingredientes que pueda contener como aceite de coco, aceite de oliva o de rosa mosqueta. Por supuesto, la leche de cabra cuenta con las siguientes aplicaciones:

Para humectar la piel

Cuando entra en contacto con la piel, la leche de cabra aporta gran cantidad de lipoproteínas, sustancias que aceleran el paso de los nutrientes a través de los tejidos de la piel dejándola humectada en profundidad.

Para pieles dañadas y alérgicas

Esta leche tiene una gran capacidad para llevar nutrientes hasta el interior mismo de las células, por lo que es perfecta para recuperar el metabolismo normal de las pieles sensibles o alérgicas, permitiendo que recuperen su salud.

Para las arrugas

El uso de este jabón aporta a tu piel un nutriente increíble, el retinol, un antiarrugas que previene la aparición de las arrugas prematuras. También contiene ácido láctico, una sustancia que reduce la apariencia de las líneas de expresión.

Antioxidante

Este jabón aporta una gran cantidad de vitamina E, un nutriente que retrasa el envejecimiento de la piel y evita el efecto de los radicales libres. Además, forma una capa protectora ante los daños producidos por los rayos UV y la contaminación ambiental.

Mejora las defensas

La leche de cabra es rica en selenio, un mineral que fortalece el sistema inmune. Tanto si la consumes como si la aplicas en la piel, tu sistema inmune tendrá la fuerza suficiente para evitar infecciones por hongos en tu piel.

Para aliviar la inflamación

La leche de cabra puede aliviar la piel inflamada, seca o dañada de igual forma que alivia las inflamaciones intestinales si consumes leche de cabra.

Para eliminar el acné

La leche de cabra es muy efectiva para tratar los brotes de acné porque cuenta con propiedades antibacterianas que eliminan los microbios que se acumulan en los poros y que, junto a la grasa, provocan el acné.

Es ecológica

Las cabras representan un impacto menor al medio ambiente que las vacas, necesitan menos comida y menos espacio por lo que mantenerlas también es muy sencillo y no requiere de un gasto excesivo de recursos.

Marcas reconocidas

Si quieres comprar un jabón de leche de cabra puedes probar las siguientes marcas:

Crabtree & Evelyn: contiene leche de cabra proveniente de una granja familiar. Se le considera un artículo de lujo por su elevada calidad. Puedes encontrarlo en Amazon.

Horse ‘O Peace Ranch: solo cuenta con ingredientes orgánicos no procesados y es elaborado a mano. Entre sus ingredientes destacan leche de cabra, avena y miel.

Soap heaven: es un jabón hecho a mano y recomendado para la piel seca, sensible y hasta la piel delicada de los bebés. Es un jabón ecológico.

Sunaroma: es un jabón elaborado por una empresa familiar, contiene manteca de carite, un aroma natural y leche de cabra de calidad. Es perfecto para eliminar las células muertas de la piel y dejar a su paso un brillo muy suave.

Unscented: es un jabón que no contiene sustancias nocivas como parabenos, sulfatos o fosfatos y es perfecto para pieles sensibles o secas. Contiene aceite de coco y cáñamo, manteca de carite y leche de cabra.

¿Cómo hacerlo en casa?

Para elaborar jabón de leche de cabra en casa y estar completamente seguro de los ingredientes que colocarás sobre tu cuerpo solo debes seguir la siguiente receta:

Ingredientes:

  • 150 g de aceite de oliva.
  • 180 g de aceite de almendras.
  • 181,5 g de agua desmineralizada.
  • 250 g de manteca de karité.
  • 30 g de leche de cabra en polvo.
  • 70,6 g de sosa caustica.
  • Esencia de jazmín.
  • Colorante.
  • Molde jabón en barra rectangular.
  • Batidora.
  • Envase de vidrio resistente al calor.

Preparación:

Busca un lugar ventilado y fresco y viste guantes, mascarilla y gafas de seguridad. En el envase de vidrio vierte 150 g de agua y luego la sosa. Remueve con cuidado, esta mezcla libera gases nocivos y puede lastimarte seriamente si salpica. Deja reposar la mezcla.

Prepara la leche de cabra en polvo con el agua que sobra. Remueve y disuelve bien. Reserva.

Derrite la manteca de karité y mezcla con el aceite de oliva y el aceite de almendras. Deja reposar y cuando alcance la temperatura de 49 a 55 ºC agregarás la mezcla de sosa sobre ellas. Remueve suavemente y agrega la leche y la esencia aromática. Mezcla a mano, no utilices la batidora aún.

Agrega los colorantes que desees y utiliza la batidora hasta lograr una mezcla cremosa. Vierte en los moldes.

Deja que repose la mezcla por 48 h, luego desmolda y corta las barritas de jabón. Envuélvelas en toallas viejas, pero limpias y deja saponificar durante un mes. Recuerda girarlas cada 10 días para que endurezcan en ambos lados por igual.