Saltar al contenido

Jabón de menta

jabon de menta

El jabón de menta es un cosmético natural muy beneficioso para aliviar picaduras de insectos, limpiar en profundidad la piel y por supuesto, ayudarnos a descongestionar vías respiratorias si lo utilizamos con un baño caliente cuando tenemos gripe o estamos resfriados. Además, es un producto perfecto para pieles grasas y secas, pues aporta brillo a la piel y regula la producción de sebo.

¿Qué es?

Es un jabón que contiene como ingrediente principal menta, también conocida como Mentha pipperita. Esta planta es un hibrido de la hierbabuena y crece muy bien en todas partes. Tiene propiedades tonificantes y antimicrobianas, por lo que es muy valorada por la medicina natural.

La menta también refresca, aleja insectos y puede limpiar en profundidad las heridas, es por eso que no solo se emplea en la cocina, sino como planta medicinal.

Beneficios

A continuación, te presentaremos rápidamente algunos de los beneficios más notables de este jabón:

Si lo utilizas antes o después de dormir notarás que tu cuerpo se encuentra más relajado, listo para iniciar la jornada o para ir a dormir.

  • Alivia la irritación y el prurito en la piel.
  • Alivia problemas de la piel como dermatitis y acné.
  • Combate las bacterias.
  • Descongestiona las vías respiratorias.
  • Equilibra la producción de grasa en la piel.
  • Es muy energético, estimula la memoria y la concentración.
  • Es perfecto para combatir el acné.
  • Estimula la circulación en la piel.
  • Hidrata la piel.
  • Puedes lavar la ropa y la vajilla con este jabón.
  • Reaviva los cutis opacos.
  • Suaviza y aclara la piel.

¿Para qué sirve?

El aceite esencial de menta con el que se elabora este jabón aporta una serie de propiedades y beneficios que nos permiten disfrutar de diversas aplicaciones y usos:

Para eliminar bacterias

Es un antiséptico que puede controlar infecciones, esto le permite aliviar el herpes, acné y dermatitis. Además, alivia los problemas y síntomas que generan estas enfermedades como el prurito, el enrojecimiento y la inflamación.

Para hidratar

Al ser una planta refrescante, la menta ayuda a retener la humedad en la piel y a refrescarla.

Para el acné

Puede controlar el exceso de grasa en la piel, por lo que previene su acumulación en los poros, esto evita taponamientos de grasa y bacterias que dan origen al acné y a los puntos negros. Además, alivia la inflamación y el enrojecimiento que acompaña a los brotes de acné.

Para la ropa

Puedes utilizar el jabón de menta para lavar la ropa, ya que elimina las bacterias y su aroma te mantendrá relajado y calmado. Es muy recomendable su uso para lavar pijamas, fundas de almohadas y sábanas para así aliviar el insomnio.

Para las vías respiratorias

El fresco aroma de este jabón y los vapores de un baño caliente ayudarán a tus vías respiratorias a descongestionarse, especialmente si padeces de resfriados, alergias y gripes. También es perfecto para tratar de controlar el estrés y la ansiedad.

Para la vajilla

Con su delicado aroma a menta y sus propiedades antibacteriales es un jabón perfecto para lavar la vajilla.

¿Cómo prepararlo en casa?

Puedes elaborar un jabón sencillo de menta ideal para pieles sensibles si sigues la siguiente receta:

Jabón con glicerina

Ingredientes:

  • Algunas hojas de menta.
  • Esencia de menta para aromatizar.
  • Una barra de jabón de glicerina.
  • Una cucharada de miel.

Preparación:

Corta en trozos o ralla la barra de jabón de glicerina y derrítela en una cacerola a baño de maría. No dejes que hierva. Una vez derretido, aleja del fuego.

Agrega al jabón las gotas de esencia de menta, la cucharada de miel y las hojas. Remueve y vierte en los moldes.

Deja que endurezca antes de desmoldar y estará listo para utilizar.

Jabón de menta y limón

Ingredientes:

  • Jugo de 1 limón.
  • Hojas de menta fresca.
  • 15 gotas de aceite esencial de menta.
  • 1 pastilla de jabón de glicerina.
  • 1 trozo de cera de abeja.
  • 2 cucharadas de gel de aloe vera.
  • Moldes para jabón

Preparación:

A baño de maría derrite la pastilla de jabón de glicerina y la cera de abeja. Cuando ambos ingredientes se derritan, retira del fuego y remueve constantemente, agrega el gel de aloe vera y el jugo de limón.

Cuando la mezcla esté tibia, agrega el aceite esencial. Remueve y agrega las hojas, mezcla con cuidado para no romperlas y vierte la mezcla en el molde.

Deja enfriar antes de desmoldar y cortar los jabones. Ya están listos para usar.

Contraindicaciones y precauciones

  • La menta es un tipo de hierba seca, por lo que no debe aplicarse sobre la piel demasiado seca o escamosa.
  • Alivia la comezón y la irritación, pero debes usarlo con cuidado, en exceso puede provocar irritación en la piel.
  • No debes utilizarlo durante el embarazo y la lactancia.

¿Cómo se usa?

Aplícalo solo por las mañanas y la noche. Debes usarlo para lavar tu rostro al despertar, justo antes de aplicar cremas y tónicos hidratantes. Por la noche debes utilizarlo justo después de retirar el maquillaje. El uso de este jabón siempre debe ir seguido del uso de una crema hidratante.