Saltar al contenido

Jabón de moringa

jabon de moringa

Conocido como “Árbol milagroso” la moringa es una planta tan nutritiva que se emplea como suplemento para combatir la desnutrición y en el ámbito de la cosmética, cuenta con sustancias hidratantes y emolientes para la piel, estimula la síntesis de colágeno y reduce la inflamación, por lo que aporta increíbles beneficios para la piel cuando se aplica como jabón.

¿Qué es?

Es un jabón natural elaborado con aceite de árbol de moringa, este árbol maravilloso contiene nutrientes esenciales como vitaminas A, B, C y E, proteínas, minerales y micronutrientes. Su aceite es muy nutritivo y cuenta con propiedades emolientes e hidratantes realmente efectivas y beneficiosas para la piel.

Los jabones naturales de moringa están libres de químicos nocivos, son hipoalergénicos y solo contienen aditivos naturales como aceites y esencias que lo dotan de beneficios increíbles para la piel.

El jabón de moringa se elabora a mano y en su elaboración se invierten de 3 a cuatro horas, es un proceso delicado y lento para conservar todas las vitaminas y nutrientes del aceite de moringa.

Beneficios

El jabón de moringa aporta los siguientes beneficios a tu piel:

  • Reduce las manchas provocadas por la hiperpigmentación y el acné.
  • Elimina el acné y los puntos negros.
  • Alivia la piel áspera y seca, así como las enfermedades que la provocan como el eccema, dermatitis y psoriasis.
  • Combate los efectos de los radicales libres.
  • Reduce la apariencia de las arrugas y líneas de expresión.
  • Aporta tersura a los músculos faciales.
  • Rejuvenece la piel que se encuentra envejecida, opaca o con aspecto cansado.
  • Tiene propiedades antisépticas que limpian y alivian heridas menores sobre la piel.
  • Fortalece y nutre el cabello.
  • Estimula la producción de colágeno.

¿Para qué sirve?

Cuando hablamos de jabón de moringa tenemos que mencionar sus increíbles propiedades nutritivas e hidratantes, las cuales, nos ayudarán a conservar una piel joven, limpia y saludable. Entre las aplicaciones de este jabón podemos mencionar:

Antioxidante

La moringa contiene hormonas vegetales denominadas citocininas, ellas estimulan el crecimiento celular y protegen las células del daño provocado por el medio ambiente y los radicales libres.

Para enfermedades de la piel

Contribuye al tratamiento de enfermedades como eczema y psoriasis debido a que tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que alivian los síntomas de estas afecciones y estimulan la regeneración de la piel.

Para las manchas y el acné

El jabón de moringa tiene propiedades regenerativas que ayudan a cicatrizar la piel afectada por el acné y las espinillas y a la vez, elimina las manchas provocadas por sus brotes. Además, cuenta con propiedades antibacterianas que limpian en profundidad los poros, combatiendo los brotes de acné desde su origen.

Sus propiedades antiinflamatorias alivian el enrojecimiento provocado por los brotes de acné, reduciendo así su antiestético y molesto aspecto.

Para el rejuvenecimiento de la piel

Elimina las impurezas que se encuentran en la piel y ralentiza el envejecimiento prematuro debido a su contenido de vitaminas A y C, las cuales promueven la formación de colágeno, reducen los efectos de los radicales libres y aportan tersura y elasticidad a la piel.

La vitamina C contribuye a la formación de colágeno, lo que ayuda a reducir y hasta eliminar las líneas de expresión.

Para las quemaduras solares

Tiene propiedades antiinflamatorias y sedantes que aliviarán el dolor y la inflamación provocada por las quemaduras solares, dejando a su paso la piel suave. Además, sus propiedades regenerativas aceleran la recuperación.

Para el cabello

El jabón de moringa puede utilizarse como un champú, su elevado contenido de vitaminas C y E estimulan la circulación en el cuero cabelludo y nutren los folículos pilosos, antes que te des cuenta, tendrás un cabello fuerte, grueso y resistente.

Si padeces de caída del cabello, el jabón de moringa es una de tus mejores opciones, contiene zinc, un mineral que humecta y llena de vida el cabello y que, además, estimula los folículos para que produzcan cabello nuevo.

Emoliente y nutritivo

El aceite de moringa tiene propiedades emolientes, esto quiere decir que estimula el riego sanguíneo, contribuyendo a que sus nutrientes alcancen todas las capas de la piel, lo que ayuda a nutrirla en profundidad. Esto dota a la piel de un aspecto luminoso, hidratado y juvenil.

¿Cómo usar el jabón de moringa?

Puedes utilizar este jabón todos los días en la ducha. Solo necesitas frotarlo en tu piel hasta generar espuma y luego aplicarla con suaves masajes. Deja actuar durante unos 5 minutos y enjuaga.

Contraindicaciones y precauciones

El jabón de moringa no tiene contraindicación alguna, sin embargo, si es tu primera vez utilizándolo o tienes piel sensible, lo mejor es realizar una prueba de sensibilidad, aplícalo en la parte interna de tu muñeca, enjuaga y espera un día. Si no notas una reacción desfavorable, continúa su uso.