Saltar al contenido

Jabón de romero

jabon de romero

El romero es una especia que no solo sirve para cocinar, sino que es perfecta para controlar las pieles grasas o con tendencia al acné. En jabón actúa como un astringente y antiséptico eliminando efectivamente el sebo de la piel y, además, desinflama cualquier brote de acné dejando a su paso piel firme y lisa.

¿Qué es?

Es un tipo de jabón artesanal de delicioso aroma pues su ingrediente principal es el romero o Rosmarinus officinalis. El romero pertenece a la familia Lamiaceae y es especialmente abundante en todo el Mediterráneo. Es un pequeño arbusto resistente con un aroma dulce y similar al pino, crece en los acantilados y su aroma se puede sentir mar adentro.

El romero contiene vitaminas A, C, B2 y B6 además de minerales como hierro, calcio, zinc, fósforo y magnesio, las cuales pasan al jabón y nos permiten nutrir nuestra piel en profundidad.

¿Para qué sirve?

El jabón de romero tiene notables aplicaciones para nuestra piel y salud en general, a continuación, te presentamos alguna de las más conocidas:

Para hidratar y reafirmar la piel

El romero ayuda a que la piel retenga su humedad natural al fortalecer su capa externa. Al mantenerse humectada, la piel recupera su tonicidad natural y juvenil.

Para nutrir la piel

Aporta vitaminas, minerales y antioxidantes que nutren y regeneran la piel, así como sustancias emolientes que promueven la circulación y con ello, el transporte de dichos nutrientes a cada parte de la piel.

Para una piel lozana al despertar

Al estimular la circulación mejorará la apariencia de la piel, especialmente al despertar, cuando está flácida o inflamada por el sueño y la retención de líquidos. Sus propiedades antiinflamatorias reducirán el tamaño de las bolsas bajo los ojos.

Para el envejecimiento

Los antioxidantes contenidos en el romero combaten los radicales libres que hacen daño a la piel, evita así que se desarrollen líneas de expresión y arrugas prematuras.

Con el jabón de romero la piel recupera su suavidad y elasticidad natural, ya que contiene propiedades regeneradoras que curan las células sanas y propiedades antisépticas que eliminan las toxinas que restan suavidad a la piel.

Estas propiedades regeneradoras también son muy efectivas para aliviar problemas de la piel como la dermatitis, eczemas y el acné.

Combatir el acné y piel grasa

El jabón de romero tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias que ayudan a controlar los brotes de acné al limpiar en profundidad nuestros poros y al eliminar ese antiestético tono rojizo que dejan en la piel. También regula la producción de sebo en la piel, evitando que los poros se obstruyan con bacterias y grasa.

Es muy recomendable para aliviar la dermatitis leve y los eczemas.

Para las articulaciones

El romero actúa como un antiinflamatorio natural, con un uso constante notarás que tus articulaciones se desinflamarán y los músculos congestionados y doloridos por el ejercicio y el trabajo diario se aliviarán. El romero es un calmante muy efectivo.

Para el estrés

El romero tiene un aroma muy especial que relaja la mente y alivia el estrés, estas propiedades se deben a su contenido de acetilcolina, un neurotransmisor cuya función es relajar la actividad cerebral.

Para el cabello

El romero es muy rico en vitamina B2, la cual estimula la circulación en los folículos pilosos. Al utilizar el jabón de romero en el cuero cabelludo estimularás el crecimiento del cabello y lo fortalecerás.

Otro beneficio que recibirás de este jabón es una reducción en la producción de sebo, si tienes el cabello muy graso notarás una mejoría.

¿Cómo hacer jabón de romero?

Puedes elaborar este jabón en casa siguiendo unos sencillos pasos:

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de aceite esencial de árbol de té.
  • 1 taza de romero seco (150 g aproximadamente).
  • 150 ml de agua destilada.
  • 2 tazas de aceite de oliva virgen.
  • 62 g de sosa caustica.

Preparación:

Hierve el agua destilada y añade una cucharada de romero seco. Deja hervir hasta que el agua adquiera el color de la hierba. Cuela el romero y deja enfriar.

Vierte la sosa caustica sobre el agua, recuerda hacerlo en un lugar ventilado llevando guantes y gafas de seguridad. Remueve hasta lograr una mezcla homogénea.

Deja reposar unos minutos hasta que enfríe. Calienta el aceite de oliva hasta que alcance la temperatura de la mezcla de sosa y agua.

Une ambos ingredientes mientras remueves en una sola dirección. Bate hasta lograr una mezcla consistente y agrega el aceite esencial del árbol del té.

Mezcla hasta lograr una textura firme, agrega el resto del romero y remueve para integrar. Vierte en un molde para jabones y deja reposar hasta 48 horas. Desmolda, corta en trozos manejables y permite que saponifique durante un mes y medio.

¿Cómo usar el jabón de romero?

Utilízalo con la frecuencia que gustes, especialmente para baños relajantes para antes de ir a dormir, así disfrutarás de una noche libre de insomnio.

Para el rostro es muy beneficioso, luego de desmaquillarte y humedecer tu rostro con agua tibia, aplica la espuma de este jabón con suaves masajes circulares, así te asegurarás que los nutrientes ingresen a tus poros, deja actuar un par de minutos y enjuaga con agua fresca para que los poros se cierren.

Contraindicaciones y precauciones

  • No utilices este jabón para lavar tus genitales.
  • Si es la primera vez que lo utilizas, pruébalo en la parte interna de tu muñeca, deja actuar, enjuaga y espera un día para descartar posibles reacciones.